ONCE BOLAS DE PAPEL DE PERIÓDICO


—¿Hecho artístico has dicho? Opino que Orquídea es al hecho artístico lo que Cooo… —alcancé a comentarle a Wesley antes de que Ramiro el engolado, presidente del club de fans de Orquídea, introdujera en mi boca once bolas de papel de periódico, sellara mis ojos con cinta aislante y pulverizara sobre mi rostro una botella entera de líquido quitagrasas, imitando con sonidos palatales, babosos pero certeros, los disparos de una pistola de película, mientras el resto de socios entonaban canciones festivas, contoneaban las caderas como jilgueros de otoño y dibujaban pequeños círculos en el parqué con sus inseparables zapatos de plataforma, pues la primera regla del club de fans de Orquídea es una regla tripartita: calzar zapatos de plataforma, haber paseado en abril por el puente Veccio y preferir los amaneceres tranquilos a los violáceos, según me relató Wesley en el hospital. Quien fuera mi fiel compañero de reportajes de investigación, el hombre que siempre aguantó sin reproches que yo me burlara de su hábito de calzar zapatos de plataforma hasta para bajar al badulaque a por cerveza, se había visto obligado a danzar junto al resto de socios del club de fans de Orquídea para no despertar sospechas sobre nuestra infiltración. No pudo hacer nada por ayudarme. Cuando fui trasladado a planta, Wesley me aseguró que había sentido un escalofrío vertical (eso fue lo que dijo) contemplando cómo me infringían aquella tortura salvaje. Ahora sé que Wesley, durante el ritual que compartió junto a aquel grupo de fanáticos, fue por un instante el hombre con zapatos de plataforma más eufórico sobre la faz de la tierra. Ojalá guarde huella de esa dicha, dondequiera que él se esconda.

Comentarios

Randell ha dicho que…
This is gorgeous!

Entradas populares